Sociedad Tras repetidos ataques

Preocupación por jaurías que atacan a personas y ganado en Ushuaia

El Intendente sostuvo que "las pérdidas económicas han sido muy grandes". Declararon la Emergencia Socioambiental en la ciudad, ya que hay personas gravemente heridas. En tanto, productores piden analizar el control con eutanasia.
El intendente de la ciudad de Ushuaia, Walter Vuoto, aseguró hoy que la proliferación de jaurías que atacan personas y ganado en Ushuaia "genera mucha preocupación en toda la provincia" de Tierra del Fuego, dado que además del problema salud pública, estos animales sin control están provocando "pérdidas económicas muy grandes".

El jefe comunal hizo estas declaraciones a la prensa antes de participar de la conferencia de prensa con la que este mediodía las autoridades locales anunciarán una serie de acciones a adoptar en el marco de la Emergencia Sociambiental por la proliferación de perros sueltos declarada por el Concejo Deliberante el pasado 28 de junio, una semana después de que una mujer de 55 años fuera atacada por al menos 15 perros que le produjeron más de 30 heridas cortantes en todo el cuerpo.
"Es una situación que genera muchas complicaciones en toda la provincia, de hecho en la zona norte se pierde mucho ganado, hay pérdidas económicas muy grandes porque hay perros asilvestrados", dijo Vuoto en declaraciones a TN.
"Hay también perros que se habían ido a la montaña y obviamente cuando falta la comida en invierno, se profundiza la situación porque bajan a buscar comida a la ciudad", agregó.

Por otro lado, el intendente informó que "los hospitales públicos atienden unos 400 casos anuales" de personas mordidas por canes, de los cuales "llegan a la denuncia a Zoonosis sólo 40", un "desfasaje" sobre el que se está trabajando desde la recientemente creada Subsecretaría de Políticas Sanitarias de la cual pasará a depender la Dirección de Zoonosis.
"Es un problema que tiene varias aristas, que tiene un montón de situaciones y de hechos pero básicamente ha estado dado por la falta de continuidad en las políticas de control de población", concluyó.
La imagen de la caja de una camioneta repleta de ovejas muertas se multiplicó ayer en redes sociales. Eran al menos siete u ocho animales que pastaban en una zona de la Estancia José Menéndez, a pocos kilómetros de Río Grande, cuando fueron atacadas por perros.
Lucila Apolinaire, Presidenta de la Asociación Rural de Tierra del Fuego afirmó en Radio Fueguina que "estos perros no son asilvestrados, son perros de la ciudad".

El problema no es nuevo, por lo menos tiene quince años sin que se le haya encontrado una solución, y según la gente de campo la situación "está descontrolada".
"Tierra del Fuego tiene excelentes condiciones para la ganadería ovina, pero esta condición no evoluciona por esta cuestión de los ataques permanentes de perros asilvestrados y perros que salen de las ciudades", añadió Apolinaire.
"Creo que es momento de sentarse seriamente y usar esta ventana que tiene la Ley y poder por ahí por un tiempo destrabar esto de provincia no eutanásica, poder ordenar la población canina, hacer mucha campaña y trabajar mucho con los chicos que son los mejores para tratar estos temas ambientales y tratar de revertir esta situación, por supuesto que todos queremos llegar a estos estándares de municipios no eutanásicos pero la verdad es que esto no es un cantón Suizo, estamos en una situación de emergencia", dijo.
Según la referente del sector "no quiero pensar qué va a pasar el día que se muera una persona en Tierra del Fuego a causa de los perros, en otras partes ya ha pasado".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS