Sociedad Ciencia

El próximo año, Conicet dará prioridad a temas "estratégicos" para el país

Habrá un cupo de 450 becas y la mitad será destinada a áreas estratégicas prioritarias: agroindustria, energía, salud, medio ambiente y tecnología social. Plantean un "cambio cultural en la ciencia".
"Contrarrestar la instalación de una afirmación de cinco palabras que dice que hay 500 despidos en Conicet es muy difícil. La explicación es muy larga y suena a sanata". La frase la dijo ayer el presidente de ese organismo, Alejandro Ceccato, en una charla de dos horas y media con periodistas. La convocó el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, que aseguró: "Hace falta un cambio cultural en la ciencia, con más orientación a la producción y el trabajo. Ahora las comisiones evaluadoras sólo valoran la publicación de papers en el exterior".

Mientras los funcionarios buscan resolver el conflicto que a fines del año pasado derivó en la toma del ministerio por una semana, anunciaron cambios en la política del Conicet. Y en un tema sensible, como es el perfil de los investigadores: para los que apliquen este año (e ingresen en 2018) habrá un cupo de 450 becas y la mitad será para los "temas estratégicos para el país y el desarrollo de tecnología". La convocatoria abre el próximo lunes.

Los "temas estratégicos" están delineados en el Plan Argentina Innovadora 2020. Y disparan otro cortocircuito: "Las ciencias sociales tienen pocos temas estratégicos y los que trabajan en esas áreas se van a ver perjudicados", cree Lucía Maffey, de la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados, que en diciembre motorizó la toma en Godoy Cruz 2320.

Las áreas estratégicas prioritarias son agroindustria, energía, salud, medio ambiente y tecnología social. Los temas van desde la producción de alimentos, la agricultura familiar y los recursos oceánicos hasta el uso racional de la energía, tecnologías para el petróleo y gas, autopartes y motopartes, nuevos materiales para logística y transporte, impresión 3D, microelectrónica y equipamiento médico. También incluye sistemas de datos asociados al cambio climático, manejo de recursos hídricos, nuevos recursos para la educación y seguridad ciudadana, entre otros.

La otra mitad de las becas de investigador se destinará a "grandes áreas de conocimiento", donde entra la ciencia básica en sus diferentes disciplinas. Otra novedad anunciada ayer es que el 30 por ciento de las becas deberá otorgarse a científicos que trabajan en áreas geográficas "no centrales del país".

Una de las deudas sigue siendo la inversión privada en investigación. Por eso, prometen que a partir de ahora habrá un trabajo desde el Conicet "empresa por empresa" para buscar insertar a científicos doctorados en el sector productivo. Ceccato dio un ejemplo del divorcio entre la investigación y el mercado. "Desde fines de los '90 existe un programa para que las empresas contraten investigadores. El sueldo lo pagamos nosotros con las becas y ellos tienen que darles sólo un plus del 50% de ese monto. Actualmente, apenas 10 de los 10 mil investigadores del Conicet están trabajando en este programa".

Barañao y Ceccato creen que la ciencia arrastra un mal manejo de los criterios para evaluar a los futuros científicos argentinos y, según dicen, buscan un nuevo orden acorde a las necesidades productivas y sociales. A su vez advierten que "el momento histórico es otro a aquel en el que se lanzó el Plan Argentina Innovadora 2020" (marzo de 2013) cuando el objetivo era llevar a 14 mil el número de investigadores. Hoy es de 10.036.

"Llegaremos a ese número pero de manera sustentable", afirmó Barañao, que fue ministro de Ciencia del kirchnerismo y el único sobreviviente de aquel gabinete en el del macrismo. Sorteó incluso la reciente puja con el Gobierno en la que se definió el presupuesto para el área, cuando su continuidad pendió de un hilo.

Lo urgente, en los próximos meses, será la reubicación de los 500 aspirantes a la carrera de investigador que se quedaron sin cupo en el Conicet, a los que como solución transitoria les extendieron un año las becas posdoctorales. "Ya estamos en conversaciones con organismos como el INTI, el INTA y el Instituto del Agua para que se incorporen", dijo Barañao. Pero según Maffey, "no hay precisiones sobre esos contratos, significa una menor estabilidad laboral y con nieveles salariales más bajos".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS