Política En el Tedeum

Día de la Independencia: la Iglesia reclamó a los políticos "gestos de unidad"

En el tradicional tedeum en Tucumán por el 9 de Julio, el arzobispo Alfredo Zecca le pidió a la dirigencia que trabaje para la sociedad. Estuvieron presentes la vicepresidenta, Gabriela Michetti y el gobernador Juan Manzur
El arzobispo de Tucumán, Alfredo Zecca, les reclamó a los políticos que dejen de lado sus intereses personales y partidarios para dedicarse a resolver las necesidades de la sociedad. Lo hizo esta mañana al oficiar el tedeum del 9 de Julio en la iglesia Catedral de Tucumán. De la ceremonia religiosa participaron la vicepresidenta, en ejercicio del Ejecutivo nacional, Gabriela Michetti , el gobernador Juan Manzur y funcionarios nacionales, provinciales y municipales.

Antes de la misa, las autoridades compartieron un chocolate en la plaza Independencia, donde se realizó el izamiento de la Bandera.

Monseñor Zecca, quien le presentó su renuncia al papa Francisco y espera la designación de un sucesor para abandonar su cargo al frente de la Arquidiócesis de Tucumán, dedicó gran parte de la homilía para reclamar a dirigencia argentina gestos de solidaridad y de unidad.


"Todos sabemos que los primeros años de la Argentina no fueron fáciles ni tranquilos: las guerras golpearon a todas las familias, la organización definitiva tardó en llegar, la calidad de vida no siempre fue buena, la precariedad de la existencia se hacía notar. Pero había espíritu de sacrificio, amor por la Patria, grandeza, generosidad y, por ello mismo, lograron hacer realidad lo que soñaron", expresó el religioso en el inicio de su mensaje.

Ante la atenta mirada de las autoridades presentes, Zecca recordó que "ningún triunfo social se logra sin postergar los propios intereses" y sostuvo que "para tener éxito como país, es necesario dejar de lado muchas pretensiones -aun legítimas- para apostar al bien común". El arzobispo de Tucumán dijo que "los primeros que deben hacer esto son quienes nos gobiernan, para así enseñarlo, con la acción y con el ejemplo a los demás".

Techo Argentina

Zecca advirtió que "es difícil, cuando uno sospecha de sus dirigentes, hacer esfuerzos, dejar de lado las protestas fáciles para comprometerse con el cultivo de las virtudes, con el estudio que ennoblece, con el trabajo honesto y esforzado".

En otro tramo de la homilía, monseñor les recordó "a los políticos, a los empresarios, a los sindicalistas, a toda la dirigencia, que el poder tiene, necesariamente, una función social, y que sólo cuando es ejercido desde esa función social que deja atrás intereses personales y partidistas siempre secundarios ante lo que constituye, en definitiva, lo primordial, dicho poder puede tener consecuencias constructivas".

Además, el religioso consideró que "un buen gobierno debe generar las condiciones para que todos los ciudadanos puedan crecer" como personas. "Se trata de condiciones sociales, económicas, jurídicas y, sobre todo, culturales", enfatizó.

A continuación, Zecca sostuvo que "ningún pueblo saldrá de sus dificultades si no toma en serio la educación". Y advirtió que "la educación en Argentina está, cuando menos en 'emergencia', por no decir 'tragedia'". Frente a esta crisis educativa, el arzobispo señaló que "los ciudadanos deben asumir seriamente su deber de crecer como personas para aportar su cuota al bien común de la Nación" ya que, recordó, "ningún gobierno ni política pública va a hacer lo que a ellos compete".

Llamado a la reconciliación

Por otro lado, en su homilía durante el Tedeum patrio, el arzobispo Zecca, en nombre de la Iglesia, exhortó "a los argentinos al diálogo, a la reconciliación que todavía nos debemos, al cultivo de una cultura del encuentro". Y añadió: "El tan ansiado diálogo social se dará en la medida en que nos acostumbremos a mirar en la misma dirección para alcanzar el crecimiento de esta casa común, que es la Nación, que todos compartimos y de la que somos solidariamente responsables".

En el final de su sermón, monseñor Zecca pidió "a Dios nos ayude a recoger este urgente desafío y lanzarnos en pos de estos grandes objetivos cuya consecución unifica, reconcilia, hermana y hace dejar atrás rencores y diferencias tan inútiles como estériles, para construir una casa común, una Nación de la que todos nos alegremos de formar parte porque nos permite desarrollarnos plenamente como personas y crecer en libertad y fraternidad".

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS