Paraná Desapareció en marzo

Piden rastrillaje "más profundo" para encontrar a anciano del Hospital Fidanza

Ángel Romero desapareció hace casi dos meses y para la policía sigue siendo "un misterio". Su familia siente que "no lo están buscando como corresponde" y piden más rastrillajes.
Desde el domingo 19 de marzo, los familiares de Ángel Coco Romero no tienen noticias de su paradero. Ese día, entre las 14 y las 16.30 desapareció del Hospital Fidanza donde estaba internado. Pero, además del sufrimiento por su ausencia inexplicable, ellos sienten que no lo están buscando como corresponde.

Ahora, analizan presentarse como querellantes en la Justicia para tratar de que cambien la carátula del caso que todavía es averiguación de paradero.

Con el paso del tiempo, decrece el interés público por este caso que se vio opacado en la atención general de los medios a causa de otros más resonantes (como el de Micaela García, por ejemplo). Los familiares de Romero no quieren quedarse sin saber qué ocurrió y por eso insisten ante las autoridades y la Justicia. Pero desconfían de la efectividad de las acciones que se están realizando.

Teatro

"Lo buscan afuera del Fidanza. Si estuviese allí, ya lo hubiesen encontrado. El 28 hicieron un rastrillaje pero fue todo un teatro. Empezaron a las 9 hasta el mediodía. Lo buscaron en los caminos vecinales y en los campos, que ya están todos trillados. Deberían buscar adentro", insistió Roberto, esposo de Mirta Romero, quien es sobrina de Coco.

"Hicieron un rastrillaje pero parece que fue más para los medios. A nosotros no nos avisaron", lamentó el familiar. Dijo que ellos se enteraron por algunos vecinos y conocidos de la zona del hospital que al ver los movimientos, les avisaron.

"A nosotros no nos dejan entrar al hospital. Queremos recorrer, buscarlo ahí adentro. Hay un galpón grande que está siempre cerrado, hay varios pozos, algunos tapados. Pero el director dice que no nos puede autorizar porque si nos ocurre algún accidente o nos pica una víbora sería responsabilidad del hospital", indicó.

Adentro

Para los familiares, la clave está dentro del perímetro del ex leprosario de Colonia Ensayo. Insisten con que no pudo haber ido muy lejos del lugar.
Romero tiene 84 años y sufre de Alzheimer, pero sus parientes aseguran que puede recordar su nombre, su DNI y la dirección de su hermano que vive en Paraná, por lo que confían en que si se ha encontrado con alguien podrá identificarse y pedir ayuda.

En el Fidanza aseguran que días antes de su desaparición, Coco, que hacía apenas cinco días había ingresado al hospital, insistía en decir que se quería ir, pero sus familiares niegan eso. "A nosotros nunca nos dijeron nada sobre eso en el Hospital. Al contrario, llamábamos por teléfono y nos decían que él estaba bien. Él también dijo que estaba bien cuando le preguntamos", aseguran.

Coco vivía con su hermano, de 87 años, y su cuñada. Ambos sufren de Alzheimer y la mujer, de 79 años, debía ocuparse de los dos. Por eso, la familia decidió internarlo.

Ausencia

Entre las 14 y las 16.30 de ese domingo, Coco Romero, de 84 años, desapareció de la institución de Colonia Ensayo. Las autoridades del nosocomio advirtieron su ausencia a la hora de la merienda. Sin embargo, sus familiares recién conocieron esa novedad cerca de las 23.

Las autoridades del hospital aseguraron que apenas advirtieron la desaparición del paciente comenzaron la búsqueda que duró hasta la madrugada. Y luego continuaron el día siguiente pero sin ningún resultado. Por ello descartan que esté dentro del hospital y avalan la teoría de que el hombre se fue por sus propios medios.

"El paciente dijo varias veces que se quería ir", relataron a EL DIARIO, luego de recordar las limitaciones mentales del paciente que "si bien suele perderse en tiempo y espacio, tiene la capacidad de responder preguntas simples". Desde el hospital recordaron que, según los dichos de la familia, se trata de una persona a la que le gusta caminar y deambular.

Hasta el momento, la carátula del caso en la Justicia de Diamante es "Ubicación de paradero" y está a cargo de la defensora Stella Peralta.

Para el cambio de rotulación y que tome intervención un fiscal debería haber algún indicio de delito y que otro, u otros, hayan participado en el hecho.

Pedido de colaboración

Ángel Romero toma tres pastillas por día, pero no llevó sus medicamentos. "Cuando no toma las pastillas está como perdido y tiene ciertas ilusiones, recordando otros momentos de su vida", expresaron los familiares y continuaron: "Él trabajaba en Aguas Santafesinas, en Santa Fe, y a veces nos preguntaba '¿A qué hora sale el colectivo para Santa Fe?'. Por eso hemos ido a buscarlo al barrio de su infancia pero nadie lo ha visto ni sabe nada".

Para brindar datos, pueden llamar al 911, a la comisaría más cercana o a los teléfonos: 343 - 5176146; 4079416; 4247989.

Se presume que Ángel Romero, al momento de desaparecer, vestía una remera de color naranja, pantalón de buzo gris y posiblemente estuviera descalzo. Mide 1,68, es de contextura delgada, canoso con cabello escaso y ese día estaba afeitado pero podría lucir bigote actualmente. (ElDiario)

Comentá la nota

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son exclusiva responsabilidad de sus autores.
ELONCE se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

Tu comentario ha sido enviado, el mismo se encuentra pendiente de aprobación...

Comentarios

El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.

NOTICIAS DESTACADAS