Internacionales El caso estremeció a España

Pareja que estafó con enfermedad de su hija es acusada de pornografía infantil

El escándalo en España se supo en diciembre, luego que vecinos alertaran de la compra de lujosos autos. Hoy, la investigación dio un giro mucho más grave tras hallarse fotos en las que la niña aparece desnuda. Hablan de pornografía infantil
Se supone que Nadia, de 11 años, tenía tricotiodistrofia; una rarísima enfermedad genética y que se caracteriza por una baja de azufre en los tejidos, y que puede conllevar a la resequedad en la piel, extrema fragilidad del cabello y discapacidad cognitiva.
Para el padre de esta niña española, Fernando Blanco, el tema era mortal. Tanto así, que desde el año 2008 venía recaudando dinero para los tratamientos de la niña, y gracias a un reportaje sobre su caso publicado en noviembre pasado, su historia conmovió a la opinión pública española.

Tanto Blanco como Marga Garau, la madre de Nadia, señalaron que llevaban años gastando millones de euros en la salud de la niña, que habían viajado a Afganistán, esquivando bombas y balas por un tratamiento con un gurú de la medicina e incluso, Al Gore había sido objetivo de sus súplicas, buscando desesperadamente ayuda: si Nadia no era operada en menos de un año, moriría.
Los medios de comunicación se abalanzaron sobre la familia, esperando un relato y ojalá, ayudar a la causa para que Nadia viviera. Y así, de programa en programa, Blanco fue relatando su historia y de paso, recaudando dinero. Mucho dinero: 916.000 euros, según la agencia AFP.
Pero al mes siguiente, las dudas sobre él eran enormes. Sus vecinos comentaron que arrendaban una costosa casa en un pueblo de Cataluña, que tenían autos caros y a su vez, la prensa, alertada, comenzó a desbaratar la serie de mentiras que Blanco dijo para pedir donaciones destinadas a un supuesto tratamiento milagroso que podía salvar la vida de su hija en un hospital de Houston (Estados Unidos).

Según dos periódicos españoles, dicho hospital no existía, el presunto tratamiento innovador tampoco y el gran especialista en genética que lo había ideado, un tal Ed Brown vinculado a la NASA, no aparecía en ningún registro.
Tampoco había pruebas de los supuestos viajes del padre y la niña, visitando especialistas en todo el mundo, desde Cuba hasta India e incluso en una cueva de Afganistán donde residía el supuesto gurú de la genética.
Y cuando la policía llegó al hogar de la familia, constató que de los 916.000 euros, 600.000 se gastaron en fines personales. El resto seguía en el banco.
Disculpas y prisión preventiva
Mientras, la madre, tratando de apaciguar la masiva furia contra su pareja, llamó a un programa de televisión pidiendo perdón por lo sucedido. "Espero que Fernando lo pueda demostrar todo. Yo confío en él. Lo hemos hecho mal sí; se ha exagerado el tema de los viajes, pero estafadores no somos. La niña está enferma y no hemos tomado el dinero de nadie ni hemos utilizado a la niña para medrar", dijo la mujer, a quien se le suspendió la custodia de Nadia.

Por su parte, Blanco, cumple con prisión preventiva desde diciembre pasado, acusado de estafa. Tras llevárselo detenido, en su casa se encontraron numerosos relojes de lujo, celulares y dispositivos electrónicos de alta gama además de estas unas fotografías de Nadia, que esta semana vuelven a escandalizar.
Nuevo giro: Sospecha de pornografía infantil
En un comunicado dado a conocer este martes, el juez encargado del caso anunció que la policía halló en la casa de la familia fotografías de la pequeña desnuda y citó a declarar a sus dos progenitores.
Los archivos encontrados podrían ser constitutivos "de delitos de elaboración y tenencia de pornografía infantil, así como de exhibicionismo y provocación sexual", señaló.
El juez autorizó el registro de una veintena de dispositivos de memoria y otros dispositivos informáticos de la familia en busca de otras imágenes sospechosas.
Según medios españoles, Nadia se encuentra actualmente bajo la tutela de un familiar materno en Mallorca. Fuente: (Emol).-
El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.