Economía Crítica situación de la industria láctea

Producción de leche cayó un 12,5% en 2016; preocupante proyección para este año

La producción de leche cayó un 12,5% durante 2016 en comparación con igual período anterior y la proyección para este año es preocupante ya que se espera que la desaparición de tambos se ubique entre 5 y 10%.
Los datos forman partes de las conclusiones a las que se arribaron en las Jornadas Lecheras Nacionales que se desarrollaron en Villa María (Córdoba), con más de 600 asistentes y de 30 empresas que expusieron productos y servicios.

Otro dato llamativo es que el consumo de leche bajó 6% a 201 litros por habitante por año, aunque la tendencia es hacia la estabilidad.

En esta edición organizada por TodoAgro y el Instituto de Ciencias Básicas Aplicadas de la Universidad Nacional de Villa María, participaron 12 expertos de primer nivel.

El programa de las undécimas Jornadas Lecheras Nacionales fue abierto por Jorge Giraudo, coordinador del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, instrumento creado por el Ministerio de Agroindustria.

Giraudo indicó que desde fines de 2014 se abatió sobre la lechería mundial una "tormenta perfecta" en cuyo combo influyeron la desaceleración de crecimiento del PBI mundial, el bloqueo de Rusia, la caída del precio del petróleo y la reducción de importaciones de China.

También se verificó el fin de las cuotas de la Unión Europea y el consiguiente crecimiento de la producción, una mejora significativa de la relación precio-alimentos y condiciones climáticas favorables.

Giraudo agregó que ese "cuadro global está cesando y comienza a rebotar aunque no con la fuerza que la cadena lechera necesita" y sostuvo que la volatilidad "seguirá siendo muy alta para el sector lácteo mundial".

Todo esos factores se combinaron con lo que sucedió en el mercado doméstico y el especialista destacó que también hubo retracción del consumo desde esa fecha, lo que se acentuó con la devaluación del peso a fines de 2015 con el cambio de Gobierno y el alto índice inflacionario que viene arrastrando el país.

Además influyó la eliminación de retenciones que hizo llegar a 1,25 a la relación maíz-leche, el menor valor desde enero de 2002.

"Este contexto, junto al impacto climático que azotó a diversas regiones productoras del país, hizo que la producción en Argentina cayera un 12,5% y llegara a 9.895 millones de litros de leche en 2016", dijo.

En cuanto a la desaparición de tambos puntualizó que será del 5 al 10% anual en 2016 y 2017 (versus 1,9% promedio de la década anterior), aunque eso se sabrá cuando "bajen las aguas".

Giraudo manifestó también que el consumo cayó un 6%, a 201 litros por habitante por año, aunque "estaría estabilizándose", en tanto que la producción de leche tras 11 meses consecutivos de caída, estaría recuperándose levemente y que ayuda a eso la buena relación maíz/leche y soja/leche además de las mejoras en el clima.

Al referirse a los desafíos de la producción indicó que es necesario acortar la brecha tecnológica ya que hoy en el país, 650 tambos producen lo mismo que 7.600 tambos.
El comentario no será publicado ya que no encuadra dentro de las normas de participación de publicación preestablecidas.